Soy una morsa

Lunes, ocho de la mañana. Hace meses que no me subo a la báscula pero el cinturón ha comenzado a apretarme demasiado. ¡Valor!

90.45 es más de lo que esperaba. He traspasado todos los límites. Hace un año pesaba ocho kilos menos y aún sentía que tenía que adelgazar. No hay más que una salida y todos conocemos su nombre. No puedo dejar pasar ni un día más. No es que yo sea muy aficionado al verano pero no quisiera parecer una morsa cuando este verano me sumerja en la piscina. Adiós hidratos, adiós.

morsa

No es la primera vez que hago régimen. Con cuarenta años ya me quedan pocas cosas que hacer por primera vez. Hace un par de años conseguí perder más de quince kilos así que estoy concevencido de que esto es algo que puedo hacer. 79.99 es el número mágico aunque ya sé que nunca llegaré a él. Hace veinte años que no peso menos de ochenta kilos así que sé que bajar de esa frontera es prácticamente una quimera.

Tengo que hacer compra. Mucho pollo, pescado, limones, lácteos cero por ciento, mostaza… fiambre de pechuga de pavo. Otro año que no comeré cerezas. ¡Lo odio!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s