Pan

En un bol vierto medio sobre de lavedura y la disuelvo en un poquito de leche. Luego agrego un huevo y una clara, seis cucharadas de salvado de avena, tres de salvado de trigo y un pellizco de sal. Tengo un emplaste con una pinta asquerosa. Lo mezclo todo y lo vierto en un molde antiadherente para horno.. Lo dejo reposar durante diez minutos y aprovecho para precalentar el horno. Lo horneo durante diecisiete minutos (entre quince y venite) a ciento ochenta grados. Rezo y cruzo los dedos. Casi todas las recetas que hago para intentar sobrellevar el régimen a base de salvados son, para qué nos vamos a engañar, una desgracia, pero a pesar de ser una desgracia me las como. Nunca antes he hecho pan. Abro el horno y extraigo el resultado. Dejo reposar unos minutos y desmoldo. No tiene mala pinta. Corto un trocito. Lo pruebo.

He probado panes mejores. Alrededor de mi casa tengo tres panaderías con buena variedad. Me encanta el pan solo o como acompañamiento. Quizás podría sobrevivir a base únicamente de pan. Estoy masticando mi experimento. Increíblemente no está mal. He comido panes mejores pero también los he comido peores. Es bastante suave y no parece estar hecho a base de los ingredientes que antes he enumerado. No digo que me vaya a cambiar la vida pero es un apoyo en mi peripecia hiperprotéica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s