Cocinandos

Finalmente veo la luz. Las navidades. Es lo que tienen. Son como una plaga que te llena la casa de polvorones, mantecados, alfajores, turrones y semejantes. Cuesta librarse de ellas, porque cuando crees que por fin lo has conseguido, siempre resurge por algún rincón, como una maldita cucaracha, algún tipo de dulce envuelto en papel de seda haciéndose el despistado. Creo que hoy, veinticuatro de enero, he concluido con las tareas de fumigación.

¿Y cuáles son las secuelas? Aún las desconozco. El efecto de las navidades es como el de las bombas atómicas: impreciso, indefinido y podría extenderse durante generaciones y generaciones. ¿Ha merecido la pena? Pues no, la respuesta siempre es no. Las navidades nunca merecen la pena por muy generoso que se haya mostrado Papá Noel (que no ha sido el caso). Salvo por una cosa. Alguien tuvo la peregrina idea de que despidiéramos el año en una ciudad llamada León. Sí, existe una ciudad llamada León. Está situada al sur de Asturias. La gente es recia y está curtida por el frío. Cuando la gente habla de León suele hacer referencia a la catedral o a la colegiata de San Isidoro, o a San Marcos, o al MUSAC. Ni caso. El verdadero atractivo de la ciudad de León es un restaurante llamado Cocinandos que presume (y con razón) de una estrella Michelín.

Yo nunca había ido a un restaurante con estrella Michelín. La idea que tengo de ellos es que te dejas no menos de cien euros y eso, en los tiempos que corren, son palabras mayores. Pero en Cocinandos el menú es de cuarenta euros a los que hay que añadir el vino. Hace unos meses unas tías mías, las típicas tías a las que ves de ciento en viento y de las que hablaba Michi Panero cuando se acordaba de Astorga, me llamaron para comer. Me querían llevar a un sitio donde habían comido unas “exquisitas alcachofas a la plancha” que probablemente me iban a cambiar la vida. Quedamos en la Calle Princesa y el sitio en cuestión era un sitio llamado El pimiento verde que no es más que una puta franquicia. Me dejé casi cuarenta euros en un lugar en el que el cocinero debería estar imputado por numerosos crímenes en la Audiencia Nacional. Pues bien por ese mismo dinero, en Cocinandos puedes sentir que se te aparece la virgen María. O casi.

Vamos con el menú, o dicho de otra forma, los cuarenta euros mejor invertidos de mi vida. Era el menú 399 y consistía en lo siguiente:

Antes de nada te reciben con una especie de mousse de morcilla que te comes con una especie de “chips chinas”. Bien, no están mal, sobre todo teniendo en cuenta que es algo que te ofrecen mientras echas un vistazo al menú que vendrá después y tratas de decidir si te arriesgarás con el vino o racanearás con agua.

SAMSUNG

1.- Huevo, patata, trufa, jamón. Una cazuelita con un huevo escalfado (teniendo en cuenta que estamos hablando de un lugar con estrella Michelín quizás debería decir huevo poché), en una especie de crema de patata con unas virutillas de trufa y unas migas de jamón. Estaba bueno aunque no hizo que se me desbordara el entusiasmo como sucedería después. Pero bien. Sin queja. Fino y una buena forma de comenzar.

SAMSUNG

2.- Sopa de castañas, pularda y boletus. He de decir que no sé si las fotos hacen justicia a los platos. Posiblemente no. La emoción del fotógrafo comenzaba a arruinar su trabajo con esta sopa de castañas (las castañas son algo muy propio de la zona), con una brocheta en la que se alternaban la pularda escabechada y los boletus. ¿Qué estaba mejor, la pularda o los boletus? Difícil. Quizás los boletus.

 

SAMSUNG

3.- Pulpo, papada ibérica, garbanzos y humus. Palabras mayores. El pulpo, espectacular, te lo sirven sobre un mini sandwich de papada ibérica. ¿Qué es la papada ibérica? Pues eso, papada ibérica, algo que existe pero que probablemente nunca pruebas porque hay que ser un poco raro para ir y pedirle al carnicero un trocito de papada. La verdad es que la combinación de ambas cosas es impresionante. Los garbanzos y las esferas de humus podrían no estar porque el pulpo y la papada se bastan solos para defender este plato que bien merece la estrella del restaurante. Dios existe.

SAMSUNG

4.- Bacalao, coliflor, cecina y ajada. En Cocinandos, tratan de elaborar sus menús con productos característicos de la zona y la cecina es uno de ellos. El bacalao también y estaba perfecto de punto. La crema de coliflor es como para pasarte el día en la frutería comprando coliflores para tratar de emularla. Platazo.

SAMSUNG

5.- Paletilla deshuesada de lechazo, escarola, mollejas crujientes y ensalada de granada. Como he dicho en León son gente recia y según he leído, cuando Juanjo y Yolanda empezaron con el restaurante había gente que salía con la sensación de no haber comido suficiente. La verdad es que no me lo explico porque cuando llega el lechazo yo ya estoy para echarme a rodar. Pura gula. Lechazo y mollejas rebozadas, que entran solas, acompañaditas de una ensalada de escarola y granada. Para desengrasar. ¿Es navidad, no? Vamos a morir todos así que… qué importa que sea por autoexplosión?

SAMSUNG

6.- Mientras te vas haciendo a la idea de que aún falta el postre te traen esta especie de quesito. Juanjo se acerca a preguntarnos qué tal todo. No sé si responderle o directamente besarle en la boca. Como sospecho que, puestos a besar, lo que él preferiría es besar a mi hermana le respondo que “muy bien” aunque no creo que sea suficiente para expresar lo que siento.

SAMSUNG

7.- Es navidad y si, por si acaso no vienen los reyes magos, el postre consiste en lo que llaman un ronut, un híbrido entre roscón y donuts con sabor a turrón y una nube de algodón de azúcar como decoración. ¿Alguien tiene el teléfono de urgencias?

SAMSUNG

SAMSUNG

8.- Ya que hemos llegado hasta aquí habrá que tomar café. Un detalle, los cafés los cobran a precio de restaurante normal, esto es, dos euros y, por si no has tenido suficiente, los acompañan de un platito con chocolates y turrones varios. Veo un túnel. Al final una luz desde la que me saludan mis seres queridos ya fallecidos. Estoy a punto de reunirme con ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s