El huevo

De un tiempo a esta parte, cada vez que salgo a la calle, la gente me pregunta: eh, gordo, ¿cuándo vas a escribir un buen post en esa mierda de blog que tienes? Yo miro para otro lado y sigo andando. Sin embargo hoy… ¡¡HA LLEGADO EL DíA!!. ¡¡ON YOUR FACE!! ¡¡ZAS, EN TODA LA BOCA!! Allá voy.

Todo empezó ayer martes. Me dio por jugar al Euromillón. Entré en la administración de lotería de la esquina y, sin las gafas puestas, me lié a poner números sin ni siquiera saber lo que estaba marcando. Luego comprobé que mi combinación era 14, 19, 22, 29 y 30. Complementarios el 8 y el 10. No había acumulado más que un mísero bote de 15 millones euros, de los que caso de ganar 7 serían para Montoro, pero me pareció que con 7 millones podría comprarme una casita a la que le tengo echado el ojo en la Calle Fray Bernardino Sahagún y algunas cositas más. Ánimo. Hoy me he despertado y he visto que no he acertado ni uno. Bueno sí, uno de los complementarios pero por eso no dan nada. Creo que se debería premiar también a quienes no acierten nada. No es tan fácil cagarla totalmente, y si no se lo creen hagan la prueba. El caso es que no me he hecho rico pero no todo está perdido. He ido a hacer la compra al supermercado y, entre otras cosas, he comprado huevos. Una docena de huevos medianos. Y… (y aquí viene el meollo de toda esta historia), me ha salido un huevo Gallardón.

huevo1

Esto es lo que pasa cuando nos ponemos estupendos y nos da por decir que tener hijos deformes es guay. De haber podido, la gallina que puso este huevo, habría evitado este alumbramiento que sin duda le debe haber causado un importante trauma psicológico. ¿Por qué cojones tiene Gallardón que meter las narices en la decisión personal de una gallina a la hora de poner un huevo? ¿Alguien me lo explica? En homenaje a nuestro ministro de Justicia el huevo ha sido bautizado como “huevo Gallardón”.

O eso creía yo. Porque en cuanto le he dado la vuelta para hacerle una foto de su otro perfil…

huevo2

… he comtemplado con pavor que no se trata del “Huevo Gallardón” sino, directamente, del “Huevo Ribery” (“Scarface Egg” si hablamos del mercado americano).

A lo que vamos, que no me ha tocado el Euromillón pero tengo en mi poder una pieza única de coleccionista por la que muchos estaríais dispuestos a pagar. Os lo pondré fácil: escucho ofertas pero sólo si  superan los seiscientos euros. Me parece un precio justo. Hay que tener en cuenta que este huevo te puede abrir las puertas del los platós de las televisiones y luego te puedes convertir en un Kiko Hernández cualquiera que se pase años hablando de gilipolleces a caballo entre Ana Rosas, Terelus y demás mierda parecida. ¿Te has parado a pensar el dinero que puedes sacar así? La adquisición de el “Huevo Gallardón/Ribery” es una de esas oportunidades que se presentan una vez en la vida. Cmo cuando te dio por comprar acciones de Terra, algo así.

Además le voy a mandar una foto al Comidista, que estoy seguro que él sí que sabrá apreciarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s