Tiempo después

Cinco años han pasado. Cinco años en los que he permanecido mudo. Cinco años de toboganes y montañas rusas, de muertes y resurrecciones. En estos años han muerto los blogs y ha muerto facebook. Ambos han sido devorados por instagram. En estos años Paquirrín ha adelgazado cuarenta kilos y su madre ha engordado veinte. En estos circo largos años nuestras bocas han continuado siendo un sumidero por el que arrojábamos hidratos y proteínas. Silenciosamente. Irremisiblemente. Y aquí seguimos. Bebiendo café. Sí, se puede.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s